El debut del telescopio James Webb, el avance científico más importante del año

El telescopio James Webb, seleccionado como el avance científico más importante del 2022.

En apenas doce meses de vida, el telescopio James Webb  (JWST) ha maravillado al mundo con sus imágenes y proporcionado inestimables datos del universo. La trascendencia de este explorador del cosmos ha sido considerada por la revista Science el avance científico más importante del año. El JWST requirió 20 años y 10 000 millones de dólares para su construcción, era solo el inicio de una aventura que le ha llevado a 1,5 millones de kilómetros de la Tierra, donde ha abierto su ojo (de 16 hexágonos recubiertos de oro) para permitirnos echar un vistazo al universo y su pasado con un detalle sin precedentes, escribe la publicación.

El James Webb, que tras su lanzamiento pasó semanas en un complejo proceso de despliegue, puede mirar, gracias a su capacidad de ver en el espectro infrarrojo, hasta 13 000 millones de años atrás, cuando nacieron las primeras estrellas. Su primera imagen fue presentada en julio por el presidente estadounidense, Joe Biden, y en ella se pudo ver con una claridad sin precedentes la belleza del cúmulo de galaxias SMCS 0723.

Liderado por la Nasa, con participación de las agencias espaciales europea y canadiense, tras numeroso contratiempos, el Webb lleva ofreciéndonos imágenes del universo con un detalle sin precedente  desde pocos días después de entrar en funcionamiento, el pasado junio. Por ejemplo, los datos aportados por este instrumento han permitido a los astrónomos comenzar a descubrir miles de nuevas galaxias, las más distantes hasta el momento documentadas.

“La elección del James Webb confirma el enorme impacto que este telescopio está teniendo en la astronomía”, valora Ricardo Hueso, profesor del departamento de física aplicada de la Universidad del País Vasco en declaraciones al Science Media Center España. “Tres veces más grande que el Hubble [su predecesor] y optimizado para la observación en el infrarrojo, ha iniciado una revolución astronómica que se extenderá durante las próximas décadas”, añade.

El telescopio espacial James Webb se lanzó en diciembre de 2021 al espacio para dar el relevo al Hubble. Está ubicado a 1,5 millones de kilómetros de distancia de la Tierra y es el telescopio de luz infrarroja más potente jamás construido, capaz de captar luz suficiente de objetos astronómicos, como estrellas que nacen o exoplanetas, para revelar de qué están hechos y cómo se desplazan a través del universo. Gracias a los instrumentos de alta precisión que lleva a bordo, como un espejo central de seis metros de diámetro que le proporciona una sensibilidad extraordinaria, se espera que el Webb pueda dar respuesta a algunas de las grandes preguntas en astronomía, como de qué están hechos los planetas o cómo se forman las galaxias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once − 6 =