Qué tan seguro es consumir alcohol mientras tomas medicamentos

Qué tan seguro es consumir alcohol mientras tomas medicamento.

Uno de los momentos estelares de la cena navideña es el tradicional brindis, instante ideal para expresar los mejores deseos a familiares y amigos, sin embargo, en muchos casos surge la duda de los efectos que puede traer el consumo de alcohol mientras una persona se encuentra bajo un tratamiento médico. Evidentemente, la recomendación primordial es siempre beber con moderación y sobre todo, no manejar después de repetidos brindis.

Ahora, en cuanto al consumo de bebidas alcohólicas de manera paralela a la toma de medicamentos, existen algunas recomendaciones para no vivir un mal momento en tan importantes fechas navideñas.

De acuerdo con información del Instituto Nacional de Abuso del alcohol y Alcoholismo de Estados Unidos, la mezcla de bebidas embriagantes con medicamento puede ocasionar desde la disminución de su acción médica, en el mejor de los casos, no obstante, podrían presentarse algunas hemorragias internas, o efectos diversos como náuseas, dolor de cabeza, vómito, o letargo. Por ello, insistimos en no manejar después de beber, pues los sentidos de la persona no estarán alerta.

Dependiendo de la sustancia que contenga el medicamento, los efectos podrían variar, pero lo más probable es que se anule la acción terapéutica del medicamento, y en casos más severos, convertirlo en tóxico para el cuerpo. Lo mejor siempre será consultar a un médico de confianza para hacer una análisis de cada medicamento en cuestión

Lo importante en cada caso  es leer la etiqueta del envase del medicamento para conocer cuál es su fórmula y hacer más fácil la consulta con un médico cercano.

La toma de antidepresivos y el consumo de alcohol.

Sarah Ramsay Andrews, psiquiatra de la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, dijo en entrevista a New York Times qué tan seguro es beber alcohol cuando se están tomando antidepresivos. La especialista apuntó que depende de la clase de antidepresivos que se estén consumiendo, y quizás una copa de vez en cuando no le haga mucho daño a la mayoría de la gente si está tomando antidepresivos del tipo ISRS. No obstante, existen algunas salvedades que hay que considerar.

Los fármacos ISRS —como el citalopram (Celexa), la sertralina (Zoloft) y el escitalopram (Lexapro)— son el tipo de antidepresivos que se prescriben con mayor frecuencia. Por lo general, se usan para tratar la depresión y también pueden ser eficaces para otros padecimientos como la ansiedad, el trastorno obsesivo compulsivo, algunas fobias e incluso el trastorno disfórico premenstrual.  “Si el paciente bebe mucho, el antidepresivo no funcionará con tanta eficacia”, mencionó Andrews.

La combinación de los ISRS con el alcohol también puede aumentar los efectos secundarios del fármaco e intensificar algunas sensaciones como la somnolencia, la fatiga o los mareos, añadió Andrews. “He tenido pacientes que afirman que, al tomar una copa, se sienten como si hubieran tomado dos. Tal vez sea mayor el efecto que produce el alcohol, pero no el de esa euforia agradable, sino más bien el de sentirse decaído y melancólico”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − 8 =