Peligros para el corazón por ‘vapear’ cigarrillos electrónicos

Estos son los peligros al corazón por vapear cigarrillos electrónicos.

Para el año 2016, los cigarrillos electrónicos se vendían como  alternativa ‘saludable’ para dejar de fumar, pero ocurrió todo lo contrario. Los estudios revelan los efectos negativos  por ‘vaporizar’ cigarrillos electrónicos para los vasos sanguíneos y la salud del corazón. Los informes fueron publicados en octubre de 2022 en la revista “Arteriosclerosis, Trombosis y Biología Vascular”, y llegaron a la  conclusión de  que las consecuencias para la salud de estos cigarros fueron subestimadas  por la ciencia. Según los informes, los peligros del ‘vapeo’  se deben a la inhalación de las sustancias o químicos presentes en los cigarrillos electrónicos.  “Miles de químicos han sido identificados en los cigarros, algunos de ellos también están presentes en los cigarrillos electrónicos, ya sea como un ingrediente tradicional o como una reacción química cuando se calienta el dispositivo usado”, explica el cardiólogo Matthew L. Springer.

Según Springer, investigador de la Universidad de San Francisco, los componentes de los cigarrillos electrónicos interfieren en la función regular de los vasos sanguíneos. O sea, cuando una persona ‘vapea’ entra menor cantidad de oxígeno al corazón y a los pulmones. Y estos dos  órganos no están diseñados para funcionar con  la falta de aire puro y pueden fallar.

Cierto es que  muchos de los cigarrillos electrónicos no contienen nicotina, a menos que el cliente o el fabricante la pongan, pero  poseen otros materiales tóxicos, como  para fabricar pesticidas, cosméticos y hasta lubricantes de autos. Pero el problema, según los estudios, es que son químicos hechos para ingerir en pequeñas dosis y no para ‘inhalar’ de forma constante y en exceso.

En septiembre de 2019, surgió la primera alerta sobre estos dispositivos.  Un estudio publicado en la revista JAMA Internal Medicine identificó que estos cigarros contenían un elemento cancerígeno llamado pulegona. Se la encontró en extractos de aceite de menta, e incluso ha sido vetada ya por la FDA de Estados Unidos.

Ya para el año 2021, por primera vez la Organización Mundial de la Salud (OMS) incluyó a los cigarrillos electrónicos en su informe sobre la lucha contra el tabaquismo.  La OMS los calificó como sistemas electrónicos de administración de nicotina, muchas veces disfrazados mediante “aromas atractivos y afirmaciones engañosas”.  Según la entidad, es urgente que “los gobiernos pongan en marcha reglamentaciones para evitar que los no fumadores empiecen a consumir tales productos”.  Además, la OMS advierte que un peligro letal de estos cigarrillos es que pueden ser modificados en casa por el usuario.  “Se trata de productos que evolucionan rápidamente y cualquier puede cambiar la concentración de nicotina”, alerta la organización.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − siete =