Cumbre de la ONU en busca de un pacto mundial para proteger la naturaleza

La cumbre de la ONU busca un pacto mundial que proteja la naturaleza.

Varios países se reúnen para una conferencia clave de la ONU sobre la naturaleza en Montreal, cuyo objetivo es negociar un nuevo acuerdo mundial para proteger lo que queda de la vida silvestre y espacios naturales en la Tierra. Se espera que en esta  cumbre, conocida como COP15, permita alcanzar un acuerdo que garantice que en 2030 haya más “naturaleza” —animales, plantas y ecosistemas sanos— que en la actualidad.

Más de 10.000 participantes, entre los que se encuentran autoridades gubernamentales, científicos y activistas, asistirán a la cumbre que comenzará el miércoles y se prolongará hasta el 19 de diciembre. Las conversaciones se producen tras años de negociaciones y llamamientos de ecologistas y empresas para proteger los recursos naturales y detener lo que los científicos han denominado la sexta extinción masiva.

“Necesitamos que los Estados adopten una misión clara y urgente para detener y revertir la pérdida de biodiversidad para 2030″, dijo Eva Zabey, directora ejecutiva de Business for Nature, una coalición mundial de empresas y grupos conservacionistas. Como muchos otros activistas, Zabey pidió “un acuerdo internacional ambicioso, claro y aplicable”, similar al Acuerdo de París sobre el cambio climático. “No podemos permitirnos desperdiciar lo que podría ser un momento histórico” en Montreal.

Conflicciones.

Cada vez hay más conciencia de que la protección de la naturaleza y el control del cambio climático van de la mano. Los ecosistemas sanos, como los bosques y las praderas marinas, son fundamentales para controlar el calentamiento global. Al mismo tiempo, el aumento de las temperaturas globales amenaza cada vez más a muchos ecosistemas, así como a las especies incapaces de adaptarse rápidamente o de trasladarse a climas más fríos.

La ONU espera persuadir a todos los países para que se comprometan a conservar al menos el 30% de sus zonas terrestres y marinas para 2030, un objetivo que se suele denominar ‘30 por 30′. En la actualidad, solo un 17% de la superficie terrestre del mundo está bajo algún tipo de protección, mientras que menos del 8% del océano mundial está protegido.

No obstante, el borrador del acuerdo sigue estando plagado de frases entre corchetes, lo que indica una falta de acuerdo y un debate continuo sobre cientos de puntos, según los negociadores. Algunos de los aspectos más difíciles son la manera de garantizar que los países pobres dispongan de la financiación necesaria para restaurar las zonas degradadas, la pertinencia de incluir esfuerzos para frenar las emisiones que provocan el calentamiento climático y la necesidad de imponer un plazo para la eliminación de los pesticidas.

Incluso el objetivo de ‘30 por 30′ se complica en los detalles, dado que algunos países tienen vastas zonas terrestres u oceánicas repletas de vida silvestre, mientras que otros no. “Hay muchas cosas que no se han acordado”, dijo Sue Lieberman, vicepresidenta de política internacional de la organización sin ánimo de lucro Wildlife Conservation Society. “Va a ser un proceso muy difícil”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × cinco =