La ciencia detrás del fenómeno Lionel Messi

La ciencia detrás del fenómeno Lionel Messi, según un diario inglés.

Si Lionel Messi ya era grande antes de conquistar la Copa del Mundo de Fútbol Qatar 2022, después de levantar el ansiado trofeo el domingo último, ya es gigante, un mito viviente. A fin de analizar cómo el 10 argentino se convirtió en The GOAT (Greatest Of All Time, o el más grande de todos los tiempo), el diario británico Daily Mail profundizó desde la óptica científica cuáles fueron las condiciones que llevaron a Leo a convertirse en lo que es hoy: un atleta de elite que se coronó campeón mundial a los 35 años, gambeteando a otros atletas talentosos 10 años más jóvenes.

El periódico destacó que Messi, que mide 1,70 metros de alto (5 pies 7“) y es apodado ‘la pulga’ por su pequeña estatura’, casi fue descartado cuando era joven porque lo consideraban demasiado pequeño y frágil. Sin embargo, los médicos están de acuerdo en que su bajo centro de gravedad y físico compacto le dan una explosión de ritmo que los jugadores rivales no pueden seguir. Una de las claves es la dieta mediterránea rica en grasas, que según una gran cantidad de estudios mantiene las arterias despejadas, brinda más energía y aumenta el rendimiento de los pulmones y el corazón.

“Algunos pueden considerar negativo ser uno de los hombres más bajos en el campo de juego, pero le ha dado al delantero una gran ventaja en términos de ritmo. La estatura de Messi significa que su centro de gravedad es más bajo que el del jugador promedio. A modo de comparación, el jugador promedio de la Premier League inglesa medía 1,82 metros (6′0 ‘) en 2017″, comienza narrando el periódico. Y agregó: “Con solo 11 años, a Messi le diagnosticaron un trastorno de la hormona del crecimiento, o GHD, y casi se vio obligado a renunciar a sus sueños de convertirse en jugador de fútbol. La condición es causada por cantidades insuficientes de hormona de crecimiento en el cuerpo, lo que lleva a un retraso en el crecimiento. Tuvo que ser inyectado con costosas hormonas de crecimiento en su pierna todas las noches a la edad de 12 años. Sin embargo, “la altura y el cuerpo fornido de Messi reducen su centro de gravedad, el punto de equilibrio entre la parte superior e inferior del cuerpo, lo que le da a la persona un mejor equilibrio y estabilidad mientras corre”, destacó el Daily Mail

“El maestro argentino tiene una famosa habilidad para deshacerse de jugadores más grandes y fuertes. Su gran equilibrio le permite recibir el golpe, mantener el equilibrio y continuar driblando en momentos en los que los jugadores menores se caerían. Con un mejor equilibrio viene una mejor agilidad, ya que también tienen un mejor control sobre el movimiento de su cuerpo y pueden hacer cortes rápidos y cambios de dirección sin caerse. Esta combinación de equilibrio y agilidad le permite realizar exhibiciones deslumbrantes en el campo, sorteando a los defensores, sacándolos de encima y dejando a sus oponentes desconcertados por su movimiento”, amplió el diario.

Messi, de 35 años, ha tenido que abstenerse de un alto consumo de carne por consejo de su nutricionista italiano Giuliano Poser, quien ha estado trabajando con el argentino desde 2014 e identificó cinco elementos vitales: agua, aceite de oliva, cereales integrales, frutas y verduras frescas, como la base del régimen alimentario de Messi. Las nueces y las semillas también son importantes”, indicó el diario. El plato favorito de Messi es el pollo asado con papas o zanahorias, reveló su ex equipo FC Barcelona. La receta incluye cuatro muslos de pollo, un puerro, una cebolla, zanahorias y 25-28 oz de papas y sazonados con cuatro dientes de ajo machacados, 1 oz de aceite de oliva, sal y tomillo fresco.

El mal de las gaseosas.

Según los informes, durante sus años de juventud en el FC Barcelona, Messi sufrió una adicción a las gaseosas. “Comí mal durante muchos años: chocolates, gaseosas y todo”, dijo y completó que la sensación de malestar que tenía en el campo era el resultado de sus malos hábitos alimenticios. Llegó a un punto en el que el entonces entrenador del Barcelona, Pep Guardiola, retiró las máquinas expendio.

Messi ahora reemplazó las gaseosas con yerba mate. La bebida con cafeína tradicional de América del Sur se suele servir caliente, pero también se puede hacer un té helado. Como estimulante, mejora la concentración, mejora el estado de ánimo y puede mejorar el sueño. También contiene polifenoles antioxidantes que, al igual que el té verde, facilitan la pérdida de peso y mantienen en forma el físico de 72 kg (159 libras) de Messi.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − siete =